Pages

dimanche, juillet 30, 2017

En Venezuela, una fecha histórica.

Ayer se votó en Venezuela por la consolidación de una Asamblea Constituyente, algo que se ha hecho contra viento y marea, en medio de una amenaza de guerra civil de parte de la oposición que no desea ver consolidado un gobierno de tendencia socialista. Decir tendencia es decir que es su ideario más importante, aunque en el fondo sea mixto, una sociedad donde el capitalismo neoliberal sigue estando muy presente.
Me hace pensar en que en este proceso se juega algo más importante: la validez de las democracias neoliberales. Este proceso es muy violento en una sociedad donde circulan armas, hay gurpúsculos armados y gente que se actúa como en el lejano oriente (ver notas sobre la imitación del ISIS de algunos grupos de protesta identificados con la MUD, partido de oposición). Para comprender mejor lo que sucede en Venezuela, hay que conocer su relación con Colombia, problemas fronterizos, geopolícos (Colombia es el país con más bases norteamericanas) y la ubicación estratégica de Venezuela (por eso los países con bases militares, como el mío, han parado la ola bolivariana). La idea de fondo es sancionar al gobierno bolivariano que ha sido desfigurado por los medios, todos, todos, coludidos en vender la misma versión: el gobierno de Maduro sería una dictadura (desde Chávez, sic) con tendencia a consolidarse, si es que ya no lo es. Sucede que yo he vivido cuatro años en Venezuela, del 2010-2014, año de la muerte de Hugo Chávez, y lo que he visto es una sociedad en plena efervescencia, una movilización popular política y una imaginación creativa e irreverente. Es un movimiento con su propia épica y un universo simbólico propio. De ahí su fuerza. Sobre sus errores, que sin duda son muchos, les compete a ellos encontrar el equilibro, desde la democracia protagónica, como piensan hacer dando un estatuto a las comunas, y no por órdenes impuestas desde el extranjero. La templanza y la fortaleca moral e ideológica de las que dan muestra estas elecciones, hacen que sea una fecha histórica en la narración escrita de América Latina. Ningún país se había atrevido antes a desafiar la amenaza de los Estados unidos y la Unión Europea, preocupados en demostrar que cualquier intento de gobierno que no sea neoliberal, y que preovenga del sur, tiene que ser esencialmente fallido, incapaz, irrealizable. Esta visión es racista y neocolonial, es una forma de gobierno (a través de las redes sociales, culturales, educación, prensa y elites intelectuales), que se hace solo. El "dominado" solo ve lo que es capaz de ver, y en esa miopía integra como configuración mental la de su dominante, incluso cuando se trata de alguien que forma parte de la clase tradicionalmente "explotada". La propaganda planetaria indica que todos somos parte de una gran "clase media", con derecho al consumo, y ese derecho, solo se consolida si aceptamos que no hay otra salida que la sociedad de libre mercado. There s no way, sentenció Thatcher. No es que Venezuela sea una sociedad que reniegue del mercado sino que piensa en cómo generar otros valores, más humanos,  o si se quiere un nuevo humanismo que coloque a hombres y mujeres en el centro de la democracia. En realidad es la primera propuesta que pretende dejar atrás el modelo burgués de democracia para inventar otro más plebeyo, sin los valores de clase de la burguesía considerados como obsoletos. Recordemos que vivimos una crisis climática sin precedentes que el modelo hiper industrial, consumista y burgués, copiado del modelo euroamericano, es la enfermedad, que las relaciones colectivas han desaparecido frente al imperio de un yoísmo casi esquizofrénico, yo, y nadie más importa. Ningún vínculo con el exterior. Esta situación de las cosas hacen pensar en "socialismo o barbabarie" (Claude Leffort y Castoriadis) o en el "simulacro de paz del capitalismo" del que hablaba Bolívar Echevarría. Ahora mismo que está pasando bajo presión externa, es no reconocer las elecciones de la Constituyente para propiciar un enfrentamiento. Es obvio, como me decía un amigo, que la oposición está "en guerra", es una sublevación armada (los muertos son casi siempre originados por personas extrañas, paramiliares? que dispararn contra la muchedumbre cada vez que hay alguna manifestación convocada por ellos) que busca una respuesta violenta de parte del gobierno que hasta ahora contiene ese estallido (que ya lleva muchas muertes, de las cuales, una parte son responsabilidad de la opsición, otras por accidente y algunas por abuso de autoridad que deben y confío en que sean castigadas), sobre todo la población más vulnerable, la que está protegida por el gobierno con las CLAP (canasta básica familiar) y otras formas de protección social.
Es un tema extenso que quiero seguir analizando, por ahora estas notas...

2 commentaires:

Constantino Bertolo a dit…

Buen y valiente comentario. Salud y alegrías.
Constantino

Patricia De Souza a dit…

Gracias por tu letcura Cons, poca gente se detiene en mediod el ruido. Lo hago porque si escribir no es coherencia, entonces, no me interesa... ya hablaremos pronto, espero!